¿Dónde estuvo ese pájaro? o cuando los dispositivos de seguimiento no dicen la verdad

Las nuevas tecnologías proporcionan unas herramientas fantásticas para el seguimiento de fauna. La combinación de GPS, paneles solares, miniaturización, descarga de datos vía satélite o móvil… están generando dispositivos (o “biologgers” como se conocen en el argot) que parecen proporcionarnos la “vida y milagros” de los animales que marcamos. Pero, ¿dan estos dispositivos una información imparcial de los movimientos de los animales?. ¡Pues va a ser que no!

En un estudio fresquito, recién publicado en PLOS ONE, nuestro equipo de investigación liderado por Rafa Silva ha analizado este particular. Se han estudiado los datos de seguimiento de Quebrantahuesos marcados en Pirineos y Picos de Europa con dispositivos de seguimiento solares equipados con GPS. La abundancia de coordenadas de gran precisión que proporcionan los cacharros da la primera impresión de que tenemos muchísima información. Pero, ¿Hasta que punto la información está sesgada?. Los resultados demuestran que en efecto hay sesgos importantes. Los dispositivos solares requieren del sol para cargar sus baterías.  El hecho de que la insolación varíe con las estaciones, la hora del día, o incluso con el comportamiento del individuo, hace que no siempre se obtengan todas las localizaciones programadas, y lo que es peor, que esa perdida de datos no se produzca al azar. En otoño e invierno los dispositivos no cargan bien y se pierden más localizaciones. Eso puede dar la falsa impresión de que los quebrantahuesos se mueven menos. Otro problema es que, a veces, una alta exigencia de la programación genera intervalos sin datos durante semanas o meses. Obviamente, el quebrantahuesos estuvo en algún lugar. Desde el punto de vista del programa de reintroducción es un resultado inaceptable. “Si el quebrantahuesos ha estado en una zona de riesgo, o sufre un accidente, nunca lo sabremos” nos dice Gerardo Báguena de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ). El comportamiento también influye. Cuando el quebrantahuesos vuela el GPS tiene una mejor visibilidad de los satélites y tiene más posibilidades de obtener una localización precisa; pero los GPS en dinámico (en movimiento) requieren más tiempo para obtener la localización (y eso supone más energía). Dependiendo de la programación del biologger el dispositivo puede perder más posiciones volando o posado, y sesgar la proporción de tiempo que el quebrantahuesos dedica a esta actividad. En el referido estudio, los quebrantahuesos equipados por dispositivos de distinto fabricante, parecían dedicar una fracción muy distinta del ciclo diario a volar o a descansar.

Quebrantahuesos en vuelo con GPS solar

En el fondo no es difícil entender que esto suceda. Si nosotros nos colocáramos una pulsera de seguimiento con GPS que apagáramos antes de llegar a casa y alguien analizara esos datos concluiría que nuestro lugar de residencia es un bar en el que pasamos mucho tiempo, o nuestro lugar de trabajo. Un análisis detallado descubriría que hay huecos en los datos y en nuestro horarios, y nos plantearíamos la existencia de sesgos. El que más datos no siempre suponga más información es bien conocido en los estudios sociológicos. Por ello una encuesta respondida por mas personas no siempre es mejor, porque a lo mejor estamos preguntando sólo a los que nos quieren responder. Lo realmente importante es que se haya muestreado bien la población de estudio, bien estratificada en función de los factores relevantes. Algo que no siempre es fácil.

En conclusión los dispositivos de seguimiento de fauna son dispositivos fantásticos; pero como con las encuestas, hay que saber trabajar con ellos. Más datos no es siempre más información.  Hay que conocer los posibles sesgos y minimizarlos. En el caso de los biologgers una opción interesante son los dispositivos que se pueden reprogramar a distancia. De esa manera podemos evaluar cual es la disponibilidad de energía real en el ambiente y adecuar la programación a ello para que el muestreo no pierda datos.

Rafa Silva, Isabel Afán, Juan A. Gil, Javier Bustamante (2017) Seasonal and circadian biases in bird tracking with solar GPS-tags. PLOS ONE. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0185344